Buscar este blog

participa

sábado, 7 de agosto de 2010

Educar en valores en la Lima de los kouris

Como toda programación de medio ciclo estoy trabajando el tema de preguntas motivadoras para que mis alumnos intervengan en Foros. Entonces hice un listado de obstáculos a la participación activa de los jóvenes. Va un resumen de este listado. Si creo que existe en los jóvenes un idealismo natural pero, también, quizá una gran depresión, si pues, no es alentador el espectáculo que les ofrecemos los adultos ni el mundo que les estamos legando.



Kouri, personaje ejemplo del divorcio entre los Principios y la Política

Kouri, el espectáculo de la corrupción.

COMO EDUCAR EN VALORES EN LA LIMA DE KOURIS-KEIKOS-BAYLIS-RAULROMEROS-MAGALYS

Somos, en términos amplios, una sociedad autoritaria, con problemas de autoestima; quiere decir, se humilla a las personas y éstas son pasivas ante esto, una manifestación de lo anterior: los debates en el Perú son superficiales, esporádicos y débiles. Nada extraño, hay temor a pensar por sí mismos y, además, se penaliza, castiga, la autonomía. Con lo anterior existe en amplias mayorías un bajo nivel de ciudadanía, y, además, apatía democrática o una visión fatalista de que todo será siempre igual. Convivimos los peruanos en medio de la crisis de las instituciones; nuestros marcos institucionales son precarios, el personalismo avasalla principios, y, ante esto, la actitud es plegarse al poderoso sin importar los Principios y las normas; el resultado final es la corrupción, la búsqueda de la ganancia rápida. El Perú vive el corto plazo, se resiste a la memoria, no hay aprendizaje de experiencias. Esto favorece la impunidad, o más bien la garantiza y es posible identificar en su persistencia intereses creados en sostenerla. En nuestro país, efecto de la humillación y el ninguneo (¿cuántos siglos?), los vínculos entre las personas están fuertemente deteriorados. La desconfianza entre peruanos, efecto de sacrificar los objetivos basados en Principios por la ganancia de rápida, está generalizada.

El bajo nivel de la calidad educativa en los colegios esta diagnosticada y, aunque éstos son una máquinaria que día con día lo único que hace es determinar el fracaso futuro del estudiante, ¿existe alguna reacción colectiva de indignación ante esto? . Las escuelas actuales son espacios donde los jóvenes no aprenden habilidades sociales elementales como analizar situaciones, expresarse y participar con los demás en la solución de problemas. CONAJU; 2005.

Síntomas en lo cotidiano actual de lo anterior: Kouri, Keiko y Bayli candidatos a presidente o la calidad de los programas de televisión.(particularmente los de farándula y los programas concurso) o la imparable ola de inseguridad ciudadana.

Al docente se le pide que forme en valores y que desarrolle el pensamiento crítico del estudiante... cuando éste llega sin ideas propias y además sin sentirse incómodo por la ausencia de ideas propias. Llega con la idea de alcanzar un objetivo con el menor esfuerzo posible, y, si puede, sin hacer esfuerzo. Llega con la idea de que debe repetir como autómata cualquier indicación dada, no pensar en la lógica o racionalidad que sostiene lo que el profesor indica, solo seguir indicaciones. Piensa en acabar lo más pronto posible sus estudios para rápidamente obtener algún beneficio, o, por lo menos, el trabajo que hubiera. La calidad de las ofertas de trabajos es la que el medio local (ya descrito en sus características) puede ofrecer a un joven. Y ¿volvemos al principio?, como el joven sabe el tipo de trabajo que va a encontrar y cuáles son las reglas de juego de ésta sociedad... ¿para qué esforzarse?

Por un lado en toda generación siempre habrán luchadores a contra corriente, es verdad, y alumnos brillantes y que salen adelante poniendose metas.. por otro lado, un diagnóstico de problemas no es excusa para dejarse llevar por la apatía. ¡Hay que darle cara al desafío de cambiar al Perú!

Herbert Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada